Go to Top

Aceites

Aceites Bio Cosmetica

Aceite Argán

Es un componente muy habitual en numerosos productos cosméticos, tanto que apenas nos hemos parado a pensar qué es el aceite de argán y cuáles son los beneficios que aporta a nuestro cuerpo.

Es una sustancia que se obtiene de de los frutos de un árbol que crece en una determinada región de Marruecos. Es una especie que puede soportar temperaturas muy altas y alcanza un tamaño de hasta 10 metros de altura. El fruto del que se obtiene el aceite de argán es similar a la oliva, aunque de color amarillo o rojo. Este aceite lo llevan utilizando desde hace siglos las tribus beréberes por sus beneficios.

El aceite de argán es una sustancia que está compuesta en un 80% por ácidos grasos esenciales como el ácido linoleico, alfalinoléico, oleico y araquidónico. Contiene también grandes cantidades de vitamina E, por lo que es un potente regenerador de la piel y del cabello. Además, es un buen reestructurador y renovador celular.

Su alto contenido en antioxidantes hace del aceite de argán un potente antiarrugas, ya que protege al organismo de los efectos nocivos de los radicales libres. Este poder regenerador de la piel hace que sea un buen remedio para evitar el malestar derivado de las quemaduras solares. Pero también es un aliado para acabar con el acné, la soriasis y la neurodermitis.

Hay que resaltar entre sus principios medicinales que es un buen antiséptico, pues sirve para limpiar heridas leves, y su utilización evita la aparición de hongos. El cabello también se ve beneficiado de las propiedades del aceite de argán, y es que usándolo como mascarilla es un potente remedio para acabar con los cabellos secos y quebradizos.

Además es un potente protector solar del cabello si lo mezclamos con aceite de oliva. Las uñas también pueden verse beneficiadas por los efectos de este aceite, pues es un potente revitalizador que consigue que las uñas se vuelvan más fuertes si lo mezclamos con limón.

El aceite de argán lo podemos encontrar en herboristerías y tiendas especializadas. Se presenta en forma de aceite esencial que puede ser 100% puro o mezclado con otros aceites. Además, es un ingrediente habitual de cremas y serums.

Rosa Mosqueta

Regenera los tejidos disminuyendo estrías y cicatrices, incluso las producidas por quemaduras.

El aceite de Rosa Mosqueta es especialmente hidratante, por lo que su uso es recomendable en pieles secas y envejecidas.

Retarda la aparición de arrugas y reduce las ya existentes. La aplicación del aceite que actúa siempre como activador de la regeneración de las células epiteliales devuelve a la piel su aspecto uniforme y terso, disminuyendo la profundidad de las arrugas.

Suaviza las líneas de expresión.

Aclara y reduce las manchas oscuras, que aparecen por la edad, del rostro y de las manos, y también las que aparecen por una larga exposición al sol. A veces , dependiendo del grado, desaparecen totalmente después de tiempo.

Previene y disminuye las estrías, por lo que se aconseja su uso durante el embarazo.

Previene quemaduras solares

Tratamiento de cicatrices producidas por el acné: también en esta afección el aceite suaviza las cicatrices dejadas por la erupción. En algunos casos el aceite (dependiendo del tipo de acné) puede inclusive aplicarse durante la erupción, ya que ayuda a la cicatrización rápida de las pústulas.

Mejora la dermatitis atópica

Tratamiento de cicatrices quirúrgicas y queloides con el aceite devuelve la elasticidad y el color natural y disminuye el engrosamiento epitelial.

En algunos países como Japón y Estados Unidos el aceite se utiliza en tratamientos pre-quirúrgicos (con aplicaciones 2 a 3 semanas antes de la operación sobre el área del campo operatorio) y post-quirúrgico luego de extraídos los puntos de la sutura, consiguiéndose una considerable reducción o la eliminación de la formación de cicatrices. También se ha logrado evitar de esta manera la formación de queloides.

Muchos cirujanos plásticos en el mundo utilizan hoy en día este aceite en sus pacientes:

Atenúa los brotes de psoriasis. En el tratamiento de las escaras producidas por la psoriasis, el aceite acelera la normalización de la piel en las zonas afectadas. ·

  • Tratamiento de melanomas
  • Tratamiento de úlceras y llagas, en especial por decúbito y vasculares. ·
  • Tratamiento de piel seca y eczemas.
  • También es útil para el cuidado del cabello seco y quebradizo.
  • Tratamiento de llagas en las encías y mucosa bucal producidas por prótesis dentales u otros agentes externos: la aplicación directa del aceite sobre las llagas acelera notoriamente la cicatrización. En algunos casos, las llagas desaparecen después de las 48 a 96 horas de aplicado.

Cabe resaltar que no se conoce toxicidad del aceite de Rosa Mosqueta y, a diferencia de otros aceites vegetales, su pH promedio es de 5.1, lo cual lo hace totalmente compatible y saludable para la piel. Para los protectores de animales, es un fitoterapéutico que no ha sido probado en animales.

Piel

Podemos usar el aceite directamente sobre la piel, aplicando con un suave masaje sobre la zona que se desee tratar. Si tenemos marcas de acné o estrías debemos aplicar el aceite sobre cada una de ellas. También podemos añadir unas gotas de aceite a la que usemos habitualmente y la aplicaremos después de la ducha por todo el cuerpo. Debemos tener en cuenta que el uso del aceite de Rosa Mosqueta no es recomendable en pieles grasas.