Go to Top

Y después del cáncer… ¿qué?

Después del cáncer - Carreras Centro Capilar Oncológico

Actualmente, los avances médicos nos permiten no tener que asociar obligatoriamente el cáncer a una enfermedad terminal, sino que cada día se dan más casos de pacientes que superan la enfermedad o se estabiliza y conviven con ella; son lo que llamamos supervivientes de cáncer.

Tras el diagnóstico, el principal objetivo de todos los pacientes es que el tratamiento funcione y que la enfermedad remita, pudiendo así volver a retomar el ritmo de vida que se tenía antes del diagnóstico, es decir, recuperar la relación con pareja, amigos y familiares y la reincorporación laboral.  Cuando termina el cáncer empieza un camino lleno de esperanza, de ilusiones, de proyectos, de planes de futuro… pero también aparecen dificultades en el día a día que hay que conocer.

¿Cuáles son las dificultades más comunes?

  • A nivel emocional: al finalizar los tratamientos y volver al ritmo propio de vida es frecuente que se den algunas preocupaciones, especialmente el miedo a la recaída. A algunas personas, esta posibilidad les genera miedo y esto provoca dificultades para concentrarse, dormir bien o comer. Un momento de gran preocupación, incluso de angustia, son las visitas de seguimiento, que comporta enfrentarse a conocer la evolución de la salud.
  • A nivel físico: la propia enfermedad y sus tratamientos puede provocar secuelas físicas temporales o permanentes como cicatrices, estomas, linfedema, fatiga, cambios en el peso… Estos cambios pueden provocar una imagen corporal negativa y una baja autoestima y esto puede tener como consecuencia una dificultad para mantener relaciones íntimas con su pareja, lo que tendrá consecuencias importantes en su calidad de vida. Es esencial una buena comunicación para conservar o recuperar la intimidad después de un cáncer.
  • A nivel social: posiblemente el mayor reto al que se enfrentan los supervivientes de cáncer sea el modo en que los demás reaccionan a su enfermedad. Los amigos, los compañeros de trabajo y los familiares pueden reaccionar de formas muy distintas: desde el silencio hasta las bromas. Es importante que el ritmo de las interrelaciones se lleve de la manera más cómoda y de forma que no le suponga un sobreesfuerzo emocional en el momento de relacionarse.
  • A nivel laboral: la reintegración social y profesional puede ir acompañada de muchos temores: preocupación por estar expuesto a un mayor riesgo de infección, ausencia de energía suficiente para llegar al final de la jornada laboral y ansiedad por no ser capaz de pensar con claridad o pérdida de memoria. Hay que darse tiempo para volver a coger el ritmo y tener una comunicación sincera con sus compañeros y jefes.

Por último, quiero resaltar que es posible vivir con bienestar y buena calidad de vida después de haber tenido cáncer, pero hay que saber que este proceso requiere tiempo, y depende tanto del tipo de tratamiento recibido por sus efectos como de la experiencia personal que ha supuesto vivir un proceso oncológico.

Si estáis en esta etapa y queréis leer más sobre este tema, os recomiendo que os descarguéis gratuitamente el manual Todo lo que empieza cuando “termina” el cáncer de Gepac. Aquí encontraréis testimonios de supervivientes que explican sus experiencias en esta fase con el objetivo de transmitir normalidad y que las sensaciones y dificultades que se presentan son comunes entre los supervivientes.

Para cualquier duda relacionada con la etapa de remisión u otra consulta me podéis encontrar en el 669421229 o en info@marleiva.es.

Mar Leiva – Psicooncóloga
@MarLeiva_Psico

, , ,