Go to Top

Tatuajes para el pecho tras el cáncer de mama

cáncer de mama, tatuajes senos, tatuajes pechos, mastectomia, tatuajes mastectomia, carreras centro capilar oncologico

Hoy en el blog de Carreras Centro Capilar Oncológico os queremos hablar de un innovador modo de afrontar la mastectomía a la que se someten las mujeres afectadas de cáncer de mama: los tatuajes.

Las mujeres que han padecido un cáncer de mama muchas veces se sienten acomplejadas tras la extracción del pecho. Después de someterse a una mastectomía, la mujer se encuentra con un pecho plano, muchas veces con cicatrices y sin pezón, provocando el miedo a mirarse al espejo. Pero recientemente ha surgido la opción de los tatuajes, tanto para decorar las mamas y tapar las cicatrices como para recrear el pezón.

La idea surgió a finales del 2012 en Estados Unidos con una plataforma llamada Personal Ink, que ofrece diseños para tatuarse las mamas para ayudar a las mujeres a solucionar el trauma postoperatorio del cáncer. Personal Ink pone en contacto a supervivientes del cáncer de mama con artistas del tatuaje especializados en esta práctica. El origen de la idea fue Molly Ortwein, una mujer que fue sometida a una doble mastectomía tras diagnosticarle un cáncer de mama. Molly decidió reconstruirse los senos a su gusto, y quiso optar por hacerse tatuajes que taparan las cicatrices, que suponían un recordatorio diario del cáncer de mama.

Otro de los casos pioneros es el del tatuador de pezones Vinie Meyers, que ha querido ayudar a las mujeres a mejorar su autoestima y hacer más efectiva su vida social y sexual realizando tatuajes tridimensionales de pezones para disimular al máximo la ausencia de éste. Según el  tatuador brasileño Paulão, los médicos hacen la reconstrucción de los senos, pero solo un tatuador con la habilidad de combinar pigmentos puede dibujar de manera realista el pezón y la aureola.

Gracias a esto, diversos profesionales han querido sumarse a esta iniciativa tanto en América como en Europa. Es un recurso que aún no está muy extendido pero esperamos que con los años consiga convertirse en una práctica común y accesible para todas las afectadas de cáncer de mama, tanto si deciden someterse a una reconstrucción mamaria o bien acostumbrarse a vivir con un pecho plano. Se trata sin duda de una revolución en cuanto a formas de mejorar la autoestima y la calidad de vida de las mujeres que se han sometido a una mastectomía.

, , , ,