Go to Top

El sistema inmune, nuevo tratamiento contra el cáncer

investigaciones càncer

El 2014 dejó noticias esperanzadoras. Nos referimos a las últimas investigaciones en nuevos tratamientos contra el cáncer a base de anticuerpos. La inmunoterapia ha pasado a un primer plano de las opciones futuras de tratamiento para el cáncer. La evidencia, demostrada en estudios clínicos, de que una proporción de pacientes con melanoma, enfermedad de Hodgkin, cáncer de pulmón, riñón y vejiga pueden beneficiarse del tratamiento con anticuerpos permite pensar que estos nuevos fármacos se convertirán en un tratamiento estándar en poco tiempo.

A mediados del 2000 ya se observó que, azuzado de manera adecuado, nuestro sistema inmune podía ser un aliado esencial para combatir al cáncer. Los anticuerpos desarrollados entonces daban respuestas duraderas, pero lo hacían en una proporción muy baja de pacientes.

En julio de 2014 fueron aprobados los primeros tratamientos destinados a bloquear la molécula PD-1, ubicada en los linfocitos T y cuya función consiste en identificar las células sanas para no atacarlas. Se trata de uno de los mayores avances en cuanto a nuevos tratamientos contra el cáncer, ya que si una célula tiene esas moléculas, los linfocitos T la identifican como sana y no la agreden.

Entre todas las investigaciones, otro paso importante es que los científicos están entendiendo por qué algunos pacientes responden a este tratamiento y otros no, lo que permite pensar que se podrán desarrollar combinaciones de fármacos que aporten beneficio a un número mayor de pacientes y de tumores.

El interés de los oncólogos y pacientes en este nuevo tratamiento contra el cáncer –activar el sistema inmune para luchar contra la enfermedad- viene de muy lejos porque esta propiedad permitiría hacer frente al cáncer. El sistema inmunológico tiene capacidad de memoria, de acordarse de lo que ha atacado y hacerlo de nuevo ante la misma agresión. Pero durante muchos años la promesa de la inmunoterapia sólo se veía en muy pocos pacientes y en muy pocos tipos de tumores.

Ahora sabemos que el problema principal era que esos intentos de activar el sistema inmune estaban limitados por sus mecanismos de autorregulación (los propios frenos del sistema defensivo). Lo que necesitábamos no era dar vacunas u otros tratamientos para activar el sistema inmune, sino que había que quitarle los mecanismos inhibidores que impiden que mate a las células tumorales.

En este sentido, el trabajo de la investigadora Suzanne Topalian ha sido clave para abrir una nueva vía para combatir los tumores y permitir que cerrásemos el 2014 con noticias esperanzadoras acerca de nuevos tratamientos contra el cáncer.  En Carreras, el centro capilar de Barcelona, seguiremos estando atentos a las novedades.