Go to Top

La ayuda psicológica en el tratamiento oncológico

Carreras Centro Capilar Oncológico Psicooncología

Mar Leiva, experta en psicooncología

Desde hoy, Mar Leiva colaborará en el blog de Carreras Centro Capilar Oncológico. De forma periódica, escribirá artículos basados en sus conocimientos como licenciada en psicología especializada en psicooncología. Desde su consulta da apoyo a pacientes y a familias durante todo el proceso oncológico y posterior. Su objetivo es mejorar la calidad de vida, apoyar y trabajar las respuestas emocionales del paciente oncológico, familia y allegados.

Los beneficios de la psicooncología

En ocasiones el cáncer y sus tratamientos pueden alterar el aspecto físico de las personas que lo padecen produciendo cambios que pueden ser temporales, como la caída del cabello, las alteraciones en la piel y/o uñas, la retención de líquidos y los cambios de peso; y otros permanentes como cicatrices, la pérdida de algún órgano importante o asimetría corporal.

“Sí que me impresionó al principio, ahí estaba, mi ‘teta rota’. Los primeros días me daba penilla verme así. Frente al espejo sólo veía cicatriz, no podía desviar la mirada”.

“Del pelo no hace falta hablar, ya sabéis el tremendo coñazo que es quedarse calva, aunque este verano con mis sofocos alguna vez lo he agradecido, pero me he sentido fea muchas veces”.

Las reacciones de las personas ante los cambios de imagen difieren según su personalidad previa, cómo están afrontando la enfermedad, el apoyo que tienen, el grado del cambio, etc.; aunque en líneas generales, las reacciones más comunes son el miedo al rechazo de los demás que puede provocar una disminución de las relaciones sociales y a su vez sentirse más aislado, evitar las relaciones sexuales por miedo al rechazo, la tristeza por perder parte de su “yo” o presentar pensamientos recurrentes sobre esa parte del cuerpo. Todo ello supone una nueva fuente de malestar para la persona y un nuevo proceso de adaptación que repercutirá en su calidad de vida y en su funcionamiento personal, familiar, social y laboral.

Es importante identificar y valorar los aspectos personales de los que están pasando por este proceso y sus cualidades en todas las facetas (trabajo, estudios, amigos, familia, hijos, etc.). Son personas valiosas por ellas mismas y no sólo por su aspecto. Hay que centrar la atención en aspectos positivos tanto físicos como personales y realzarlos porque la representación que tengamos de nuestra imagen corporal está estrechamente unida a la autoestima. La autoestima es importante porque el hecho de sentirse bien con uno mismo, aceptado, valorado positivamente y deseado puede influir sobre la forma de actuar con el entorno.

Además, no hay que olvidar que el entorno de la persona también se tiene que acostumbrar a los cambios. Al igual que vosotros, los hijos, la pareja y los amigos también han de adaptarse a los cambios y probablemente tampoco sepan cómo actuar ante esta nueva situación. Es importante hablar con naturalidad de la enfermedad y expresar los sentimientos, preocupaciones y temores.

¿Qué objetivos nos planteamos desde la Psicooncología?

  • Facilitar la aceptación de la pérdida o daño corporal, lo que conlleva un proceso de elaboración de duelo, en el que es fundamental la identificación y expresión adecuada de los sentimientos. Además, es importante participar en el proceso de toma de decisiones y valorar los aspectos positivos del tratamiento.
  • Promover el apoyo y la integración social, así como las relaciones interpersonales estrechas: identificar y potenciar a personas relevantes para el enfermo que ofrezcan un apoyo adecuado, promover la aceptación incondicional de los miembros del equipo médico, familia y amigos.
  • Desarrollar estrategias y recursos de afrontamiento que permitan minimizar el impacto del cambio físico: facilitar el autocuidado y el cambio de hábitos, métodos de rehabilitación, facilitar información sobre el uso de técnicas reconstructivas, utilización de prótesis, material ortopédico, ropas especiales que le permita sentirse más cómodo y desarrollar habilidades para potenciar nuevas formas de arreglarse y cuidar su cuerpo.
  •  Facilitar el desarrollo de una imagen corporal nueva e integración de los cambios: reconocer y aceptar el cambio físico corrigiendo percepciones no realistas, desarrollar una percepción global del cuerpo y tomar conciencia de otros aspectos importantes que no sean físicos en relación a la imagen corporal.
  • Potenciar la autoestima y el sentimiento de valía personal: modificar creencias disfuncionales en relación a la importancia del aspecto físico en el atractivo, establecer metas y objetivos personales alcanzables y desarrollar habilidades de auto refuerzo.

 Por último, el apoyo de familiares y allegados es un factor muy importante para vivir los cambios con naturalidad y optimismo, pero si estos cambios en la imagen corporal están afectando negativamente en la forma de ser y en el día a día de la persona que lo padece, es importante acudir a un profesional especializado.

Mar Leiva – Psicooncóloga

Si quieres ponerte en contacto conmigo, puedes escribirme a: info@marleiva.es

Marleiva.es

Fuentes:

http://tetarota.blogspot.com.es/

Fernandez Crespo, A.I. (2004). Alteraciones psicológicas asociadas a los cambios en la apariencia física en pacientes oncológicos. Psicooncología, 1 (2-3), 169-180.

, , , , , ,