Go to Top

El cuidado de las pelucas oncológicas

Cuidado pelucas oncológicas

Una peluca siempre es una buena opción para un cambio de imagen y para recuperar la autoestima que genera la pérdida del cabello. Hay una gran variedad y formas de pelucas oncológicas que se adaptan a los deseos de cada paciente. En cuanto a los cuidados estéticos de la peluca hay que tener en cuenta si esta es sintética o de pelo natural.

Pelucas oncológicas sintéticas

Para el cuidado de una peluca sintética se aconseja utilizar productos específicos para el cuidado de la fibra para conservarla y mantenerla en las mejores condiciones.

Para su lavado, antes de nada, se debe desenredar la peluca y cepillarla bien para quitar el polvo del ambiente y los restos de laca. Las pelucas se lavan por inmersión llenando un balde con agua templada y con una cantidad suficiente que la cubra. Al agua se le echa una buena dosis de jabón, se remueve y se mete la peluca en el balde. Se deja así 5 minutos y a continuación se coge con la mano y se comprueba que la suciedad de la peluca ha quedado en el agua.

Después se aclara la peluca con agua corriente del grifo o de la ducha. Se vuelve a llenar el balde con la misma cantidad de agua y se le pone una dosis de suavizante o mascarilla. Se sumerge y se deja actuar el producto. Transcurrido ese tiempo se realiza la misma operación de aclarado. Se deja escurrir la peluca sin retorcer, ni estrujar con las manos ni con la toalla, porque la fibra al rozarla se estropea. A continuación se le puede aplicar un protector para la fibra que le aporte elasticidad y suavidad diaria.

Por último se debe peinar. La peluca sintética no se debe peinar en mojado. Para ello, se debe quitar la mayor parte de humedad con una toalla, sacudirla y dejar secar colocándola sobre un soporte especial, destinado para este uso. El secado no se puede realizar con fuentes de calor (ni secador ni tenacillas) porque estropea la fibra, por lo que mejor que el secado sea natural al aire. Una vez que la peluca esté seca, se puede cepillar y peinar según el gusto de cada persona, aplicando un poco de laca.

Pelucas de pelo natural

El cuidado de una peluca de pelo natural no requiere tantas especificaciones como las sintéticas. De todas formas es aconsejable utilizar productos específicos para el cuidado de pelucas de cabello natural, según las características técnicas de cada tipo de cabello y así garantizar su aspecto natural y saludable por más tiempo. Además, en las pelucas naturales se puede utilizar el secador caliente, tenacillas y planchas.

Desde el Centro Capilar Oncológico Carreras queremos destacar tres puntos para su perfecto mantenimiento, sobre todo en las pelucas sintéticas: no secarlas en caliente, no lavarlas con agua caliente ni peinarlas en mojado. También os recomendamos lavar la peluca cada dos o tres semanas, aproximadamente, en función del uso y dejarla secar totalmente al aire.