Go to Top

Contra el cáncer: autoestima y optimismo

Autoestima Optimismo contra el cancer

El diagnóstico de un cáncer de mama es uno de los golpes más duros para cualquier mujer. Cada vez es mayor el índice de superación de la enfermedad, gracias a la mejora de los tratamientos, el mayor número de revisiones periódicas y, en consecuencia, la detección a tiempo para afrontar la dolencia con garantías.

Pero además, para afrontar el cáncer con garantías de sobreponerse hay un arma muy poderosa: la autoestima. La autoestima es fundamental para sentirse optimista y tener una actitud que ayude en el objetivo de vencer a la enfermedad. Para lograr todo esto, en los últimos años se está desarrollando con fuerza la estética oncológica.

Al diagnosticarse un cáncer de mama en el que la curación es factible, el principal miedo es al cambio físico y todas las consecuencias que la dolencia tiene en la imagen. La información sobre dichos cambios es fundamental para perder los miedos. Asimismo, saber que los “efectos sobre el espejo” de un cáncer de mama tienen, en la mayoría de los casos, solución. Ahí es donde interviene la estética oncológica.

Los cambios que se producen en el cuerpo al sufrir cáncer de mama causan un gran impacto emocional. Para superarlo hay opciones más radicales y otras más progresivas. Entre las primeras hay una inmediata: realizarse la reconstrucción mamaria en la misma operación en que se realiza la extirpación. Esto supone una gran subida de autoestima, pero no siempre es posible y muchos doctores desaconsejan la opción debido a su incompatibilidad con los diferentes tratamientos.

La opción más recomendada, por tanto, es la de acostumbrarse progresivamente a los llamados “daños colaterales” del cáncer. No hay que tener miedo a acudir a ayuda psicológica si es necesario, aunque en muchas ocasiones es aún más beneficioso hablar con otras mujeres que están en la misma situación, compartir experiencias y trucos juntas.

En este sentido, una voz más que autorizada es Beatriz Peña. Esta periodista contó su experiencia hace unas semanas en Vogue Belleza a su compañera Itziar Salcedo. En el artículo Cáncer.org explicaba cómo decidió raparse la cabeza apenas comenzada la quimioterapia y comenzar a lucir diademas de telas naturales que le cubrían la cabeza sin irritar una piel tan sensible por el tratamiento, la cual no le permitió usar tan siquiera pelucas oncológicas. También cuidó especialmente las uñas, prestando atención a la hidratación en toda la zona que las rodea y pintándolas con mimo.

Beatriz Peña cree firmemente que una autoestima fuerte es fundamental tras el shock que provoca un cáncer. Como muestra, además de lo anterior, la forma alegre con la que se maquillaba la cara, a base de tonos coloridos y frescos tanto en mejillas como en los labios. Siete años después de superar la enfermedad, es una firme defensora de la estética oncológica como estrategia para mantener una actitud positiva y un modo de superar el impacto emocional. Todo ello, clave para afrontar un golpe tan duro. Y superarlo.

Más Información:

– Navarro, Ángela: Guía de autocuidado en pacientes oncológicos

– El blog de Beatriz Peña: Belleza Pura

Fuente: Peña, Beatriz: “Cáncer.org” en Vogue Belleza 3.0, Número 52, Febrero 2013