Go to Top

8 consejos para afrontar la vida después del cáncer

Cuando se termina el tratamiento del cáncer, las personas empiezan un nuevo capítulo en sus vidas, uno que les puede traer esperanza, felicidad y quizás temor. Recuperar la vida que teníamos antes del cáncer es un proceso complejo y cada persona maneja los desafíos que presenta esta nueva etapa a su propia manera.

Y ya que acabamos de empezar un nuevo año y es momento de llevar a cabo nuestros nuevos propósitos y los cambios que queremos en nuestra vida, hoy en el blog de Carreras Centro Capilar Oncológico, expertos en pelucas oncológicas, os dejamos con algunos consejos para superar las secuelas del cáncer:

1. Ir poco a poco: el proceso de volver a la vida normal tiene que ser progresivo, hay que ir recuperando poco a poco el espacio dedicado a la vida personal y profesional que el cáncer nos había quitado. Esto implica también no tener unas expectativas más altas de lo que realmente vamos a poder hacer.

2. Ser flexibles: no hay que marcarse objetivos muy amplios y hay que saber ir adaptándolos al estado y las reacciones del cuerpo frente al aumento de actividad.

3. Autocuidado: hay que ser conscientes de la importancia del cuidarse, con una alimentación y unos hábitos saludables y la práctica de ejercicio físico.

4. Pedir ayuda cuando se necesita: aunque en general nos sintamos mejor, puede haber momentos en los que no sea así y hay que saber aceptarlo.

5. Aceptar el miedo a la posible recaída: el temor de que el cáncer regrese es común entre los sobrevivientes de cáncer y algunas veces puede ser bastante intenso. No hay que dejar que el miedo impida centrarse en el presente ni que provoque una preocupación innecesaria, pero también hay que tener en cuenta que el miedo puede ser bueno si sirve para animar a hablar con el médico de los cambios de salud.

6. Buscar el equilibrio: hay que evitar centrarse más en un área que en otra, ya sea laboral, personal, social o familiar, sino buscar el equilibrio entre todos los ámbitos de la vida.

7. Priorizar en uno mismo: hay que marcar límites y saber decir no, poniéndonos a nosotros mismos por encima, si estamos bien podremos cuidar también de los demás.

8. Fomentar la independencia: ya no estamos enfermos, con lo cual ya no tenemos que sentirnos dependientes de nadie.

, ,